Chalecos antibalas: Todo lo que necesitas saber

¿Son realmente los chalecos antibalas salvadores de vidas? Descubre los aspectos más importantes sobre estos equipos de seguridad y su aplicación actual

Los chalecos antibalas han sido responsables en múltiples ocasiones de salvar vidas. Estos equipos de seguridad son habitualmente usados en actividades tácticas como una protección extra resistente, que podría frenar y disminuir los daños del impacto de una bala y sus consecuencias, en muchos casos mortales.

A pesar de que estos equipos no son usados frecuentemente por ciudadanos comunes, su aplicación es realmente importante en la milicia, guerras, operativos de seguridad, policía y servicios de emergencia. Esto se debe gracias a que las armas de fuego son empleadas muy seguido en este tipo de entornos y contar con chalecos antibalas pudiera resultar decisivo.

Sin embargo, hay algunos aspectos que muchos desconocen sobre los chalecos antibalas, como su historia, normativas, características, nivel de protección y estándares de venta. Si deseas responder tus dudas al respecto, te invitamos a enterarte a continuación de los chalecos antibalas y toda la información que necesitas conocer sobre ellos.

Chalecos 1

📌¿Qué son los chalecos antibalas?

Son prendas de blindaje diseñadas para proteger de los impactos directos de balas o esquirlas hacia el torso, y esto lo logran gracias al material con el que están fabricados, el cual consiste en capas de fibra laminadas o tejido sintético que ayudan a frenar la velocidad y el nivel del golpe.

Estos chalecos son usados por policías en su mayoría, y suelen estar reforzados o acompañados por distintos equipos de protección como cascos, hombreras, defensa lateral y distintos implementos. A pesar de que no son totalmente impenetrables debido al calibre de algunas armas, son realmente efectivos para aminorar los daños.

🔺¿Con qué material se fabrican los chalecos antibalas?

Los materiales más empleados para fabricar los chalecos antibalas son el acero, titanio y polietileno, ya que estos cuentan con propiedades resistentes que al unirse en forma de fibras, son capaces de absorber impactos de balas.

Algunos chalecos son compuestos con placas rígidas, más pesadas pero aún más resistentes que proveen mayor protección. Sin embargo otros son más elásticos y son los más usados en la policía o servicios de seguridad. Su nivel de seguridad y eficacia será determinado por la velocidad del proyectil o el tipo de amenaza que se presente.

El ”Kevlar” en los chalecos antibalas

Chalecos4
Stephanie Kwolek, creadora del Kevlar

En el año 1965 Stephanie Kwolek, una investigadora empleada de la empresa DuPont logró descubrir un material totalmente diferente a todo lo antes conocido, y esto lo logró mediante la precipitación y coagulación de soluciones cristalinas, que tradujo a fibras con cualidades parecidas a las síntesis de las telarañas al cual llamó ”Kevlar”.

Es el material más efectivo conocido para la fabricación de chalecos antibalas. Este se descubrió en el año 1965 y es reconocido gracias a sus propiedades resistentes y fuertes, incluso más que el acero, y a su vez elásticas y flexibles como las fibras de carbono.

En kevlar es un material que podría considerarse un polímero de poliamida o plástico muy peculiar y especial debido a su extraordinaria resistencia.

A partir del descubrimiento de dicho material, otros materiales como el twaron o el zylon fueron creados. Sin embargo sus costos son elevados y su fabricación complicada hacen que el Kevlar consiga el primer lugar como material para el desarrollo de los chalecos antibalas que hoy día conocemos.

👉Los chalecos antibalas no son totalmente blindados

Puede que hayas escuchado o visto en alguna película el mito de que los chalecos antibalas son totalmente impenetrables y ninguna bala podría atravesarlos. Pues esto es totalmente falso, te sorprenderá saber que no son absolutamente a prueba de balas. De hecho, algo interesante es que ningún objeto podría considerarse totalmente ”bulletproof”, debido a la gran variedad de armas de fuego y calibres que existen, muchos de ellos totalmente radicales.

Es cierto que su blindaje realmente no anulará los posibles daños del impacto, probablemente la bala no llegue a penetrar del todo, sin embargo la persona está propensa a lesionarse o causar traumas en la zona debido a la gran carga de energía y velocidad almacenadas en el proyectil.

Los chalecos antibalas son una protección efectiva en muchos aspectos, pero no hay que pensar que estos te convertirán en un súper humano. Estos equipos aumentan las probabilidades de sobrevivir a un enfrentamiento con armas de por medio, pero no son una garantía total.

⚡¿Cómo funcionan los chalecos antibalas?

Su mecanismo consiste en captar la energía de la bala y detenerla capa tras capa para evitar que llegue a perforar el chaleco completamente. A medida que la bala se va deformando, su energía es drenada por los niveles de superficie con los que cuentan los chalecos antibalas.

La velocidad de la bala es clave en la captación de la misma, ya que si la bala es más lenta, su detención será mayor, sin embargo aquellas que son disparadas a una velocidad alta o son más puntiagudas pueden llegar a perforar el chaleco.

Puede que el chaleco logre contener la bala y evitar su penetración, pero la energía que esta almacena será absorbida por la persona que sea impactada inevitablemente.

Chalecos2

✅Normativas y control de seguridad de los chalecos antibalas

Para fabricar este tipo de equipos son necesarias normativas y estándares que certifiquen el nivel de protección y efectividad de los mismos. Internacionalmente las normativas NIJ  (National Institute of Justice) son reconocidas y consideradas por cantidad de institutos y agencias policiales como las encargadas de proporcionar o identificar el rango de protección y efectividad de los chalecos antibalas.

Este estándar se caracteriza por especificar los requerimientos de blindaje que un chaleco antibalas debe incluir, mediante pruebas realizadas bajo sus normativas y protocolos. Estos controles permiten identificar qué tipo de chaleco es el indicado para tipos de calibre específicos y qué tanto puede soportar el chaleco según las posibilidades del impacto.

Especificaciones básicas de los chalecos antibalas según la NIJ

La normativa NIJ trabaja mediante distintos niveles de protección desde los más bajos, para absorber impactos de bala con baja velocidad, hasta niveles altos para armas pesadas y potentes. Las especificaciones son las siguientes:

⚡Paneles balísticos suaves o blandos

Este tipo de chalecos antibalas suelen incluir protección extra por medio de una funda que se sitúa en el interior y exterior del mismo, y sus niveles son:

  • NIJ II (2) : Es capaz de enfrentarse a calibre 40 y municiones de 9 mm aproximadamente. Muy usada para armas de mano.
  • NIJ IIIA (3A) : Logra detener balas con un calibre de 357 y municiones de 9 mm.

Ambos niveles se encuentran entre los más bajos y las gamas de chalecos antibalas básicos y suaves, mayormente fabricados con Kevler y spectra.

⚡Paneles balísticos pesados

Cuando hablamos de armas más nocivas se requiere un mayor equipamiento, y en los chalecos antibalas se logra a través de placas antibalas o escudos para una protección más completa y eficiente. Los niveles respecto a estos son:

  • NIJ IV (4) : Se requieren entre 7 y 37 placas de blindaje y deben soportar ángulos de impacto de 30 grados y pistolas como las 357 SIG y 9 mm 
  • NIJ V (5) : Son capaces de absorber impactos de armas y rifles de guerra como AK47 o el AR15

Cabe destacar que para uso policial el tipo de chalecos antibalas más utilizado son los de nivel II o III, un nivel alto de protección pero permitiendo movilidad y un peso más liviano.

Por otro lado, los encargados de guardias en cárceles o sitios peligrosos prefieren un nivel más alto como el III+ o IV que incluya también un diseño con fibras mas densas y propiedades metálicas a prueba de objetos afilados o cuchillos

¿Cuanto puede durar un chaleco antibalas?

Algo importantísimo en este aspecto es que el buen uso y un cuidado continuo de estos equipos definirá la duración del mismo. Sin embargo un aproximado de tiempo de vida útil puede reducirse a 5 años con el cuidado adecuado.

Puede que algunos fabricantes garanticen de 8 a 10 años de duración y efectividad en contra de ataques balísticos, sin embargo no es recomendado ya que una vez que el chaleco fue impactado por una bala lo mejor es reemplazarlo por uno nuevo, ya que el trauma puede ser mucho mayor.

📌Recomendaciones finales a la hora de utilizar o adquirir chalecos antibalas

Como has visto, los chalecos antibalas son una prenda de blindaje muy necesaria a partir de la aparición de armas de fuego en diferentes campos y servicios, estos fueron diseñados y fabricados con el fin de proteger de ataques de balas y armas efectivamente, mediante materiales resistentes (Como el Kevlar) y un control específico (NIJ) para asegurar su óptimo funcionamiento.

→Al momento de adquirir o utilizar este tipo de chalecos ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

→Considera tu chaleco antibalas como una prenda de ropa más que como un traje. Su cuidado deberá ser continuo y meticuloso.

→A la hora de lavarlos, separa los paneles balísticos y limpialos con esponjas, para evitar que se doblen o pierdan su forma. También es importante que tu porta paneles se encuentre limpio y seco siempre.

→Para su almacenamiento también recomendamos guardar sus piezas por separado a temperatura ambiente

→No aprietes demasiado tu chaleco, esto causará problemas físicos y la protección realmente será la misma

→Al ganar o perder peso significativamente deberás conseguir un chaleco antibalas nuevo que se adapte a tu forma corporal

→Y por último, asegúrate de que tu chaleco esté testeado y cumpla las normativas competentes al momento de usarlo.


Deja un comentario